Alojarse En Marrakech Riad Le Clos Des Arts

Honest Hotel Review: Riad Le Clos Des Arts

El Riad Le Clos Des Arts es el mejor hotel riad de Marrakech, Marruecos.

Está convenientemente situado cerca de los principales lugares de interés, como la plaza Jemaa el-Fnaa y el Jardín Majorelle.

El Riad Le Clos Des Arts ofrece amplias habitaciones con terraza o balcón privados con vistas a la piscina, los jardines o la ciudad.

Cada una de sus 30 habitaciones está decorada de forma diferente para reflejar un ambiente de herencia marroquí, creando una atmósfera íntima y romántica para disfrute de los huéspedes.

El Riad Le Clos des Arts se ha convertido en uno de los Riads más populares de Marruecos gracias a sus modernas comodidades, que incluyen acceso wifi gratuito en toda la propiedad, así como canales de televisión por satélite en cada habitación.

Si buscas un lugar donde alojarte en Marrakech, el Riad Le Clos Des Arts debería formar parte de tu presupuesto de viaje.

¬°Consulta las tarifas ahora!

Una opinión sincera sobre el Riad Le Clos Des Arts

Me aloj√© en muchos hoteles durante mi estancia de 1 mes en Marruecos. Desde un riad en Fez hasta casas de familia en las monta√Īas del Atlas, pasando por un Best Western en Casablanca, ¬°lo hice todo!

Pero ninguno comparado con el Riad Le Clos Des Arts.

Este riad ofrece lujo sin sentirse aislado. Sentirás la calidez de un hogar marroquí cuando te alojes aquí.

Los propietarios, a quienes tuve el placer de conocer durante mi estancia, son una pareja extranjera que se trasladó a Marrakech para empezar una vida después de que el marido enfermara en el extranjero. Ahora, crean una experiencia inolvidable para cada huésped.

Sus toques personales realmente hacen que la estancia sea completa. Como cuando ofrecieron a mi madre una botella de vino, ya que la Medina es notoriamente libre de alcohol. O cuando el marido me hizo una ceremonia personal del t√© a la menta cuando llegu√© y me ense√Ī√≥ c√≥mo estar segura en Marrakech.

Incluso me prepararon platos a medida las noches en que el plato principal del tajine era un tipo de carne que yo no comía.

Adem√°s de los propietarios, el personal es infinitamente servicial.

Mi francés es terrible, así que me esforzaba -como siempre hago en el extranjero- por comunicarme. Ellos sonreían amablemente mientras yo repasaba a trompicones las dos palabras de francés que sabía antes de pasar finalmente al inglés.

Y siempre tenían a mano té marroquí a la menta en una tetera de plata.

Para ayudarte a decidir si merece la pena alojarse en este increíble riad, desglosaré lo mejor de mi estancia. No te preocupes: incluiré mis sinceras opiniones.

No me han pagado por decir nada de esto. Simplemente me encantó el riad y creo que más gente debería alojarse aquí.

¬°Consulta las tarifas ahora!

¬ŅQu√© es un riad?

Mi madre decidi√≥ desde el principio que nos alojar√≠amos en un riad. Ahora el t√©rmino se utiliza como sin√≥nimo de “hotel” o “casa de hu√©spedes”, pero eso no nos val√≠a; quer√≠amos lo tradicional.

Un riad es un tipo de casa tradicional de Marruecos que consta de un jardín o patio interior.

Los riads est√°n hechos con paredes de estuco, tejados de tejas y ventanas talladas en madera pintada.

¬°No te olvides de meter en la maleta lo esencial!

Normalmente, los riads se utilizaban como residencias privadas de la familia real, pero hoy en día los riads suelen renovarse para convertirse en hermosos hoteles boutique. El Riad Le Clos Des Arts está situado en la medina de Marrakech.

Puedes encontrar riads por todo Marruecos.

Suelen ser peque√Īos, con muchas menos habitaciones que los gigantescos hoteles de las afueras de la Medina. El menor n√ļmero de hu√©spedes permite una experiencia m√°s singular.

Los propietarios y el personal pueden interactuar con los huéspedes y ofrecerles más orientación. Eso es exactamente lo que conseguimos con el Riad Le Clos Des Arts.

Sobre Marrakech

Marrakech formó parte de mis 8 meses en Europa.

Siempre hab√≠a querido ir a √Āfrica y mi descarada madre utiliz√≥ Marruecos como una forma de sumergirme en el continente sin tener que llevarme a un safari rid√≠culamente caro, mi primera opci√≥n.

Fuimos en enero, cuando el tiempo en Marrakech era m√°s que agradable. Yo ven√≠a de las monta√Īas de Espa√Īa, donde compet√≠amos por sentarnos lo m√°s cerca posible de la singular chimenea y llen√°bamos nuestras camas de bolsas de agua caliente por la noche.

Mi fino forro polar me hacía sudar incluso antes de llegar a la Medina.

No fue el brillo de la plata y los destellos de las telas brillantes de la Medina, ni las clases-de-cocina, ni la oportunidad de comer mi peso en tajines lo que hizo de Marrakech uno de mis momentos culminantes: fue nuestro riad.

Marrakech se convirtió rápidamente en el punto culminante de mi estancia en el extranjero.

Hay muchas cosas geniales que hacer, como montar en buggy por el desierto o ir a un hammam tradicional marroquí.

¬ŅD√≥nde alojarse en Marrakech?

La mejor zona para alojarse en Marrakech es la medina.

La medina es la parte antigua de la ciudad, con callejuelas estrechas y una animación que puede resultar abrumadora.

En la medina hay riads m√°s peque√Īos que en las zonas m√°s nuevas de la ciudad, pero suelen ser m√°s tradicionales.

Recomiendo alojarse al menos dentro de la Medina en tu primera visita. Facilita el regreso a casa después de las cenas, que suelen ser en el centro de la Medina.

Puede que sientas la tentación de alojarte en los hoteles occidentales de las afueras de la Medina, pero te estarás perdiendo una auténtica experiencia marroquí.

El Mejor Riad de Marrakech: Riad Le Clos Des Arts

El Riad Le Clos Des Arts es un alojamiento en la Medina de Marrakech. Está situado en unas callejuelas serpenteantes de color arena, con una aldaba en la puerta en forma de cabeza de león.

El riad es todo lo que esperas de una escapada marroquí: alfombras bereberes en el suelo, té de menta marroquí disponible en un momento y el olor del tajine nocturno flotando por los patios al caer la tarde.

Dos patios dividían el riad en forma de 8, con habitaciones alrededor del borde exterior que subían dos pisos.

En la cuarta planta hay una piscina y un comedor en la azotea.

Los patios est√°n enmarcados por zonas para sentarse. Grandes bancos de piedra, adornados con cojines de felpa, y mesas sencillas escondidas en las alcobas, fuera de la vista.

Trabajar a distancia era mucho más agradable cuando podía reclinarme en mi propia alcoba, mirando cómo el sol se deslizaba lentamente sobre la fuente.

¬°Consulta las tarifas ahora!

Vivir mi fantasía de princesa marroquí en el Riad Le Clos Des Arts

Las habitaciones tenían cortinas vaporosas que se ondeaban cada vez que abrías las puertas.

Me alojé en dos habitaciones diferentes del Riad Le Clos Des Arts: una Habitación Individual para Viajeros en la planta principal durante una semana y una Habitación Doble Superior en la segunda planta una vez que mi madre se unió a mí.

Aunque la Habitaci√≥n del Viajero estaba en la planta principal y significaba que pod√≠as o√≠r el leve bullicio de los hu√©spedes que se dirig√≠an al desayuno o el sonido de los ni√Īos graznando sobre la crema solar por las ma√Īanas, era la m√°s agradable de las dos.

Tenía una cama doble de felpa que parecía el paraíso después de un mes en catres en un retiro de yoga.

El cuarto de ba√Īo ten√≠a azulejos marroqu√≠es pintados de vivos colores y grifer√≠a de lat√≥n dorado para el lavabo, que resultaban opulentos pero c√≥modos.

Cuando me sent√©, bebiendo t√© a la menta en una taza de plata, pens√© sinceramente que me hab√≠a convertido en la realeza marroqu√≠ de la noche a la ma√Īana.

Quizá todas aquellas veces que mi madre me había amenazado con venderme por camellos no habían sido una broma.

Si √©ste era el comercio, ¬°podr√≠a tener todos los camellos de √Āfrica! Con tal de que pudiera sentarme en unas finas zapatillas blancas, sorbiendo t√© caliente, escuchando el trinar de los p√°jaros en la fuente del patio durante el resto del tiempo.

La habitación del segundo piso era ligeramente más amplia y cabían dos camas individuales. Aunque era encantadora, el ambiente era diferente.

Quizá porque es difícil vivir como una princesa marroquí cuando tu madre está en la cama de al lado con el iPad. O tal vez porque en aquel momento yo era más té de menta que mujer y realmente necesitaba dejar de beberlo.

Pero tambi√©n parec√≠a un poco menos ornamentado. Aunque segu√≠a teniendo azulejos marroqu√≠es en el ba√Īo, no hab√≠a la misma gasa alrededor de la cama.

¬°Consulta las tarifas ahora!

La ubicación: Estancia en la Medina de Marrakech

De hecho, salí del riad mientras estuve en Marrakech.

Aunque me habría pasado encantada todo el tiempo deambulando de alcoba en alcoba del riad, memorizando las alfombras bereberes, como una especie de fantasma turista que rondara por la casa de huéspedes.

Cuando salimos, los propietarios del Riad Le Clos Des Arts mejoraron nuestras actividades. Nos recibieron a nuestra llegada, nos controlaron en las comidas, planificaron actividades y nos recomendaron lugares de interés.

Creo que la pareja que dirig√≠a el riad era la √ļnica raz√≥n por la que mi madre se sent√≠a medio c√≥moda conmigo estando sola en Marrakech.

Nos aconsejaron sobre qué ropa llevar y cómo estar seguras en Marruecos como viajeras. Su conocimiento de la zona nos ayudó a encontrar clases de cocina interesantes, como la clase de repostería sin ánimo de lucro de Amal.

Y ayudaron a mi madre a encontrar vino, algo complicado en la seca Medina.

Aunque no aprovechamos esta opción, la pareja dirige incluso retiros de yoga desde el riad.

Si hay algo que necesites para tu viaje, alg√ļn consejo que quieras saber o una actividad que te gustar√≠a hacer: ellos lo organizar√°n por ti.

¬°Consulta las tarifas ahora!

Comer en el Riad Les Clos Des Arts

No he parado de hablar del riad y a√ļn no he llegado a mi parte favorita: ¬°la comida!

Todas las suites del Riad Le Clos Des Arts incluyen desayuno.

No se trata de un bufé con huevos empapados o una selección de cereales: es un asunto de curso.

El desayuno incluye un zumo recién exprimido (que se cambia a diario; ¡una vez fue de aguacate!), panes marroquíes, ensalada de fruta fresca, yogur fresco, té, mermeladas caseras y un pastel.

Adem√°s, puedes pedir los huevos de la forma que quieras.

La selecci√≥n de platos peque√Īos cubre toda la mesa y te mantiene lleno casi todo el d√≠a.

El riad también ofrece cenas.

Pides la cena en el desayuno, bas√°ndote en el men√ļ diario que muestran. Todo se elabora diariamente a base de carne y productos locales.

Uno de sus platos requiere asar la carne a fuego lento en una olla durante un día entero, ¡y ni siquiera era su mejor plato!

¬ŅTienes restricciones diet√©ticas? D√≠selo y te preparar√°n algo especial.

No como cordero, así que pedí un plato especial la noche que hicieron un tajine de cordero.

La cena consta de tres platos: aperitivo, plato principal (normalmente un tajine) y postre. En todas las mesas hay aceitunas, frutos secos tostados y pan fresco.

Lo juro, ¡el pan marroquí es el pan más infravalorado de este mundo!

Ojalá tuviera uno de sus gigantescos hornos comunitarios para poder pasarme el día horneando los finos y densos redondeles.

Cuando vivía en Italia no comía tanto pan como en tres semanas en Marrakech.

Servicios del Riad Le Clos Des Arts

Piscina

La piscina de la azotea tiene unas vistas increíbles de la medina y otras casas tradicionales, por lo que es un lugar ideal para hacer fotos o simplemente relajarse al más puro estilo marroquí.

Es una peque√Īa piscina de inmersi√≥n pensada para relajarse, no para nadar.

Zona de la azotea

La azotea es un lujo en Marrakech. Podrás contemplar la medina y disfrutar de las mejores puestas de sol marroquíes que jamás hayas visto.

Por la ma√Īana, ofrece intimidad mientras tomas un desayuno casero en el comedor de la azotea.

El √ļnico inconveniente: son muchas escaleras.

Clases de yoga

El Riad Le Clos Des Arts ofrece clases de yoga previa petición. Tienen lugar en la terraza de la azotea, dirigidas por la propietaria del hotel.

Nunca tuve la oportunidad de participar, pero otros huéspedes deliran sobre sus cualificaciones y lo tranquilas que son las experiencias en la azotea.

Té de menta marroquí a la carta

Lo que más me gustaba hacer en Marruecos era beber té marroquí a la menta. Incluso aprendí a servirlo correctamente en la clase de repostería del Centro Amal sin ánimo de lucro.

En el riad, puedes pedir té a la menta en cualquier momento.

A menudo tenía una olla para mí sola mientras trabajaba en una de las muchas alcobas que hay por todo el riad.

Salas comunes

Puedes disfrutar de la conexi√≥n gratuita a Internet de alta velocidad, que hace que trabajar a distancia sea un sue√Īo, en las numerosas salas de estar comunes.

No puedo trabajar en la misma zona en la que duermo, as√≠ que a menudo me aventuraba a estas peque√Īas √°reas para trabajar. Me permit√≠an relajarme en bancos bien acolchados con una mesa privada.

También me adentré en la biblioteca, con una chimenea que combina a la perfección mis obsesiones por La Bella y la Bestia y Aladino (¡la alfombra voladora coincide casi a la perfección con una de las alfombras de la habitación!)

A diferencia de la mayor√≠a de los hoteles, donde te sientes raro por aventurarte en las zonas p√ļblicas o donde las zonas comunes suelen ser demasiado ruidosas, el riad hizo que estos lugares se sintieran como una prolongaci√≥n de tu habitaci√≥n.

Era fácil trabajar cuando lo necesitaba, obtener servicio o incluso charlar con otros huéspedes.

¬°Consulta las tarifas ahora!

Los inconvenientes de alojarse en el Riad Le Clos Des Arts

√Čsta es una cr√≠tica sincera. Y sinceramente, tengo que compartir algunos aspectos negativos de alojarse en el riad.

No experimenté muchas cosas negativas. El Riad Le Clos Des Arts es uno de los lugares más singulares y cómodos en los que me he alojado.

Sin embargo, como todo, no era perfecto.

El primer inconveniente es que está en un callejón sinuoso alejado de la Medina. Para una mujer que viaja sola por Marruecos, no es lo ideal.

Los callejones no son un buen espacio para las mujeres en ning√ļn lugar del mundo. Especialmente no son buenos cuando est√° oscuro y no hay iluminaci√≥n en el callej√≥n.

Tampoco te dan una llave de la puerta principal. Tienes que llamar y esperar a un empleado.

Esto no suele ser un problema, pero como alguien entrenado para ver el peligro para las mujeres solas, podría ser un obstáculo de seguridad importante si a una mujer la estuvieran siguiendo y tuviera que esperar para entrar.

El otro aspecto negativo de alojarse en la Medina son los comerciantes. Para llegar a cualquier parte, tienes que pasar por delante de un montón de gente que vende artículos.

Te llamarán constantemente, seas quien seas. Como persona muy introvertida, esto podría ser un problema para mí.

Lo solucioné llevando auriculares que no estaban conectados a nada.

La gente suponía que no podía oírles, así que me dejaban en paz. Mientras tanto, yo podía seguir alerta porque en realidad no escuchaba nada.

Otro problema es para las personas que, como mi madre, beben alcohol.

La medina está seca. Ni siquiera puedes comprar alcohol allí.

Por suerte, los due√Īos del hotel ofrecieron a mi madre una botella. De lo contrario, habr√≠a sido un poco arduo conseguirle vino.

No es imposible, pero tienes que planificar con antelación si quieres beber alcohol en tu habitación o en la cena en el riad.

Me encant√≥ que pudieras decidir si cenar all√≠ el mismo d√≠a. Pero tienes que hacer la elecci√≥n por la ma√Īana.

Esto significa que si tu día se desarrolla de forma imprevisible, podrías perderte la cena o acabar teniendo que buscar otro sitio para comer.

Son bastante serviciales, pero como la mayoría de los platos tardan todo el día en cocinarse, no pueden dar de comer a los que llegan sin cita.

La √ļltima cuesti√≥n es el precio.

En realidad es muy razonable, teniendo en cuenta el gasto que te supondría un hotel como éste en Toronto.

Pero los viajeros con poco presupuesto no podr√°n alojarse en el Riad Le Clos Des Arts.

La habitación más barata cuesta 166 CAD o 130 USD por noche.

Definitivamente, no es tan caro como el hotel de lujo en el que me aloj√© en Singapur, o incluso las acogedoras caba√Īas que he alquilado en Ontario.

Pero es m√°s que un albergue.

Si viajas con otra persona, podéis compartir una habitación doble por 250 CAD o 195 USD por noche. Eso ayuda a que sea más asequible.

Pero, sinceramente, ¬°vale la pena el derroche!

Riad Le Clos Des Arts Precio de la habitación

El riad tiene muchas habitaciones diferentes, cada una con una personalidad y distribuci√≥n √ļnicas.

Esto significa que hay muchos precios que compartir contigo. Así que vamos a desglosar las opciones de habitación y sus costes.

Habitación individual

La habitaci√≥n individual dispone de una cama doble con ba√Īo privado. Suelen estar en la planta principal, frente al patio.

Eso significa que hay m√°s probabilidades de que haya ruido por la ma√Īana cuando la gente sale a empezar el d√≠a. Pero, para ser sincero, nunca me interrumpi√≥ el sue√Īo ni me impidi√≥ acostarme.

Sólo lo notaba si también tenía la ventanilla abierta.

Una habitación individual cuesta 1.200 MAD.

¬°Consulta los precios en tu moneda!

Habitación Doble

Una habitaci√≥n doble, o “Habitaci√≥n Doble Superior”, tiene una cama de matrimonio. Suelen estar en la segunda planta, lo que te ofrece m√°s intimidad y menos ruido.

Las habitaciones dobles tienen ba√Īo privado, igual que las individuales.

Una habitación doble cuesta 1.800 MAD.

¬°Consulta los precios en tu moneda!

Habitación Doble Deluxe

Si quieres subir de categoría, consulta las Habitaciones Dobles Deluxe.

Por 2.000 MAD, tienes una cama de matrimonio con dise√Īos m√°s ornamentados en la habitaci√≥n. La habitaci√≥n tambi√©n es un poco m√°s grande y tiene ventanas m√°s ornamentadas para disfrutar de mejores vistas.

¬°Consulta los precios en tu moneda!

Suite

Vive como una princesa marroquí en una suite del Riad Le Clos Des Arts.

Estas suites son habitaciones m√°s grandes con una sala de estar separada.

Tambi√©n ofrecen un bid√© adem√°s del resto del cuarto de ba√Īo.

Por sólo 2.200 MAD, puedes vivir como los harenes del pasado en el Palacio Bahía.

¬°Consulta los precios en tu moneda!

Suite de lujo

Sólo hay una suite de lujo en el Riad Le Clos Des Arts. Esto la hace muy deseable.

En el pasado estuvo habitada por una princesa √°rabe. ¬°Ahora puedes vivir como ella!

Por 2.400 MAD, tendr√°s una cama doble tama√Īo king, una ba√Īera de hidromasaje junto a la ducha y una habitaci√≥n mucho m√°s grande.

¬°Consulta los precios en tu moneda!

El mejor Riad de Marrakech

Cuando busques el mejor hotel riad de Marrakech, no te saltes el Riad Le Clos Des Arts.

El riad es peque√Īo, lo que le da un aire exclusivo, pero est√° justo en el centro de la ciudad. Puedes llegar a todo en pocos minutos y los gu√≠as te recibir√°n en la puerta.

Pero más que la ubicación es el servicio y el ambiente.

Alojarse en un aut√©ntico riad a√Īade valor a la experiencia marroqu√≠. Y de los muchos en los que me aloj√© durante mi estancia en Marruecos, el Riad Le Clos Des Arts fue el claro favorito.

Ning√ļn otro lugar ofrec√≠a el impecable nivel de servicio, la deliciosa comida ni la genuina atenci√≥n a sus hu√©spedes que sentimos all√≠.

¬°Reserva ahora en Expedia!
¬°Reserva ahora en Booking.com!

Unete Facebook

Haz preguntas, ense√Īa fotos, chatea y divi√©rtete con nosotros en Facebook.

Obten acceso

Unete Facebook

Haz preguntas, ense√Īa fotos, chatea y divi√©rtete con nosotros en Facebook.

Obten acceso